Deja fluir, el arte de no ir contra el grano

Deja fluir, el arte de no ir contra el grano

Cada experiencia que experimentamos influye en cómo actuamos. Para sentir y pensarNos transforman a todos, a su manera, ya sea por lobo o paso gigante. Todo depende de la importancia que les demos. El problema surge cuando las circunstancias que estamos experimentando nos golpean con tanta fuerza que son capaces de sacudir nuestro mundo. O ponlo boca abajo. De repente, no sabemos cómo actuar y nos gustaría que las cosas sucedan de otra manera. Las expectativas pueden lastimarnos mucho.

A veces estamos obsesionados con una cosa: que todo va a la perfección, es decir, como habíamos pensado.Nos aferramos a un escenario de futuro ideal en el que todas las piezas del rompecabezas encajan perfectamente,esperando que estas mismas cosas sucedan en la realidad. El hecho es que cuando este último apunta la punta de su nariz con todas sus imperfecciones, nos damos cuenta de que muchas piezas no encajan juntas. Que otros están desaparecidos y que algunos eran previamente inimaginables. Nos sentimos frustrados, perdidos e incómodos.

¿Pero quién nos aseguró que todo sería perfecto?Nadie. Nuestra mente es responsable de eso. Fue solo una suposición, una historia que nos dijo que nos dejara en pazy libéranos de este sentimiento de inseguridad. Es cierto que la perfección no siempre es la mejor manera. Para evitar que las cosas sucedan como deseamos puede ser uno de los mayores obstáculos en nuestras vidas. Entonces, que hacer?

Deja que fluya. Sí, has leído correctamente.Permitirnos sorprender y aceptar lo que nos depara la vida puede ser una maravillosa opciónsi lo vivimos con responsabilidad y compromiso. Pero, ¿qué es exactamente esta actitud? Te lo explicaremos. ¿Estás listo?

"El hombre sabio trata de no hacer nada, deja que las cosas sigan su curso".

-Carl Jung-

Dejar fluir significa recibir lo que la vida nos trae con amor

Nadar contra la corriente implica el riesgo de ahogarnossi no somos especialistas Es como si estuviéramos atrapados en una tormenta infinita. Por un lado, estamos intentando demasiado. Perdemos toda nuestra energía y terminamos agotados. Por otro lado, seguimos esperando que las circunstancias cambien y que podamos tener éxito. Por otro lado, si practicamos el arte de dejar fluir, todo será mucho más simple.

Dejar que el flujo signifique dejar que se deshaga el carrete de hilo. Significa aceptar en lugar de luchar. Aproveche la corriente para dirigirnos a donde queremos ir.Para hacer esto, debemos sorprendernos en todo momento, en lugar de planear todo.

Dejar que el flujo sea un arte, un desafío maravilloso que nos hará más libres.
Compartir, repartir

Se trata de recibir, con amor y aceptación, lo que la vida nos trae, saber cómo aprender de cada experienciay, sobre todo, ser consciente de que es imposible controlar todo. De esta manera, cuando nos dejamos sorprender, podemos comenzar a disfrutar cada momento. También nos liberaremos de la frustración generada por el choque entre lo que habíamos imaginado y lo que realmente está sucediendo.

Si tratamos de controlar lo que sucederá, perderemos energía y tiempo porque la mayoría de las variables están fuera de nuestro control.Si cultivamos la actitud de paciencia y esperamos a ver qué puede suceder, será mucho más simplevivir sin ansiedad y sin preocupaciones Dejaremos de enfocarnos en el futuro para enfocarnos en el presente.

¿Cómo dejar fluir?

Dejar que el flujo sea el arte de dejarse llevar,recibir sorpresas por completo y liberarse de los miedos que nos impiden crecer. Consiste en vivir el presente en todo su esplendor. Hay muchas maneras de practicar este maravilloso arte. Aquí hay algunas ideas.

  • Práctica de aceptación.Este es el primer paso para nuestra filosofía de vida para integrar esta noción de "dejar fluir".Acepta lo que sucede a nuestro alrededoren lugar de luchar contra estos hechos, es la base de todo. Deseamos desesperadamente que las circunstancias se desarrollen como queremos y que la gente actúe como lo habíamos imaginado, pero esto es solo una ilusión creada por nuestra mente. Esto puede suceder, tal como no puede suceder. Entonces, no debemos esperar nada más que aceptar y, a partir de ahí, decidiremos qué hacer.
  • Conéctate al presente.Vivir en el momento presente nos permite hundirnos porque nos libera del peso del pasado y de las expectativas del futuro.
  • Aprende algoSi aprendes de cada experiencia, incluso si algunas no son agradables, tendrás más éxito en dejarlo ir.Podemos aprender de todo y de todos, no lo olvides.
  • Esté abierto a las sorpresasCada momento es único. En lugar de rechazar lo que no sabemos, ¿por qué no tomar riesgos? Por supuesto, para eso, debes ser responsable y comprometido.
  • Medite.La meditación es un ejercicio poderoso para comenzar a establecer contacto con uno mismo, profundizar en lo que tenemos en nosotros y despertar. Gracias a ella, desarrollaremos aún más nuestra sensibilidad y, por supuesto, nos conectaremos con el presente.

Una vez que comencemos a hundirnos, tendremos cada vez menos problemas para no ir contra corriente.Hay cosas contra las que no podemos luchar y estamos perdiendo mucho tiempo, energía y rabia tratando de forzar las cosas. Al ser pacientes y dejar que el camino nos muestre una dirección, podremos vivir más plenamente.

Deje fluir: los beneficios

No ir contra corriente es una buena opción para vivir plenamente.Además, esta práctica nos proporciona beneficios importantes, como los siguientes:

  • Armonía.Deje que el flujo abra las puertas de la tranquilidad y la calma. También nos permite saborear la armonía de todo lo que nos rodea. Estar abierto a lo que está pasando, ser consciente de que todo no depende de nosotros.
  • La creatividad.Al no nadar contra la corriente, vivimos los momentos de manera auténtica. De esta manera, podemos tener más libertad al generar nuevas ideas para tomar nuevos caminos o tomar mejores decisiones.
  • Relajación.Dejarnos sorprender por lo que está sucediendo nos ayuda a liberarnos de la culpa y las expectativas. Es decir, estas tensiones que nos obligan a permanecer en un estado de alarma continua.
  • Desprendimiento.Cuando dejamos fluir, nos separamos de las personas, situaciones o cosas. Dejamos de lado este hábito de aferrarnos y optamos por la felicidad. Nos liberamos de lo que nos duele y comenzamos a apreciar el verdadero valor de lo que nos rodea.
  • La felicidad.Dejar fluir, de cierta manera, nos acerca al sentimiento que deseamos saber tanto y que está en nosotros: la felicidad. Al estar en paz, sin ataduras y conectado al presente, podremos alcanzarlo más fácilmente.

Dejar ir significa dejar ir un peso, permitir que las cosas sucedan, aprender de todas las situaciones y disfrutar de cada experiencia, en cada momento.Todo sucede en un momento específico en nuestras vidas.

Hundirse es un arte. Tú eres el pintor de esta gran obra de la vida.Tú decides cómo quieres conducirlo. Aprende a recibir cada momento con los brazos abiertos y podrás lograrlo.

"No se trata de tener todas las certezas, sino de aprender a vivir con incertidumbres, querer controlar todo nos enferma y dejarnos sanar".

-Anonyme-

7 llaves para dejar de tomar tu cabeza

No es fácil dejar de pensar en ello, pero puede hacerlo gradualmente siguiendo algunos consejos rápidos. Más información "
Like this post? Please share to your friends:
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: